¿Eres feliz?

Compartir:

Por lo pronto

Por Rodin

La felicidad no la encontramos a la vuelta de la esquina, sino que la vamos edificando ladrillo por ladrillo, adoquín tras adoquín, cemento más cemento, para una vez construida la sigamos practicando.
Existen credos, decálogos, trabajos especializados, pensamientos, frases, canciones, poemas, libros, que se convierten en prácticas herramientas para el desarrollo humano, decía Luis Rojas Marcos que  la mejor pista para poder discernir con algún grado de certeza, si una persona es dichosa consiste en saber en qué medida posee los tres ingredientes de la personalidad feliz: Una autoestima favorable unida al sentido de controlar razonablemente su propia vida, un talante optimista y comunicativo y una buena capacidad para adaptarse a los cambios y superar los retos que impone periódicamente la existencia.
Se nos aconseja que alimentemos una imagen positiva, que seamos benévolos con nuestras actitudes y comportamientos, y comprensivos con nuestros fallos o defectos.
De ahí el viejo principio de que “para descubrir en nosotros el amor lo primero es amarnos a nosotros mismos”.
Según el Dalai Lama, debemos empezar: Identificando los factores que nos hacen felices y aquellos que nos producen sufrimiento.
El paso siguiente consiste en suprimir gradualmente los factores que nos conducen al sufrimiento y fomentar los que nos conducen a la felicidad.
Por lo pronto estimado amiga y amigo lector, recuerde que el peor enemigo de su felicidad es la ignorancia.
Así que a trabajar muy fuerte. Es importante unir estrechamente los lazos con su adorada familia, amigos, compañeros de trabajo, de estudio, y  congratularse de los momentos que dios nos concede en nuestro mundo.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *