El Messico… La comunidad italiana

Compartir:

Píldoras de historia y algo más

Por Augusto

“Eran finales del siglo XIX el barco de vapor messico partía, del puerto de Génova Italia,  al de Veracruz. México.”

La historia de la inmigración italiana en México, empieza desde los tiempos del Imperio Español, Los primeros italianos que llegaron al suelo mexicano fueron los frailes franciscanos y dominicos que acompañaron a los religiosos españoles en la conquista a las tierras americanas, la mayor parte de las inmigración italiana a México, ocurrió hacia fines del siglo XIX que eran procedentes principalmente del norte de Italia. México necesitaba inmigrantes para repoblar al país después de su independencia, se iniciaron campañas de apertura a la inmigración europea.

 

La revolución de Ayutla, (1854-1855) fue un movimiento mexicano que tenía como objetivo derrocar al dictador Antonio López de Santa Anna, quien mantenía un régimen dictatorial. Dicho movimiento fue el primer paso hacia la reforma liberal de México. Gracias a la revolución de Ayutla, el dictador dimitió y huyó del país. Con esto, los liberales fueron capaces de llegar al poder y de introducir reformas que habrían de mejorar la situación del país. Los liberales aprobaron la apertura de fundar colonias italianas en territorio mexicano pero se dieron muchas condiciones; se aceptaron sólo aquellos ciudadanos que tuvieran dominio del trabajo agrícola y ganadero, que fueran cristianos (católicos), fuertes y sanos. Los italianos eran considerados por el gobierno mexicano como los menos peligrosos entre los europeos

El historiador Moisés González Navarro escribió: “Al fin el 19 de octubre de 1881 llegó a Veracruz el primer grupo de 430 colonos procedentes del Véneto, Tirol y Lombardía; el periódico la Libertad los recibió entusiastamente: ‘Salud a los que vienen en nombre del trabajo’. Los italianos desembarcaron al grito de ‘¡Viva México!’”.

tiempo después, el 16 de febrero de 1854 se firma el primer decreto sobre inmigración en México, doscientos colonos vénetos, lombardos y piamonteses se establecieron en Papantla, Veracruz, donde fueron recibidos por las autoridades locales después de una larga travesía de Génova hacia el Puerto de Veracruz; ya fincados en suelo veracruzano se estudió su comportamiento y su adaptación buscando así, la apertura de nuevas colonias de inmigrantes italianos, la colonia de Gutiérrez Zamora, fue la primera que se consolidó como un excelente proyecto de inmigración que se repitió en otros estados del país.

Durante el gobierno de Manuel González (1880-1884), su secretario de Fomento, el general Carlos Pacheco, consideró a la colonización italiana como su carta fuerte para conseguir la presidencia. Se esperaba el arribo de doscientos mil colonos, pero solo llegaron poco más de tres mil, de los cuales casi la mitad emigró a Estados Unidos o regresó a Italia. Las relaciones entre Italia y México, tienen raíces antiguas. Desde el tiempo de la conquista y a lo largo del período colonial, en el independiente y en el de la revolución, no faltaron figuras de italianos que vivieron en este país y dejaron las huellas de su misión. 

En los 1800, tenemos una serie de militares italianos que vinieron a México a combatir al amparo de la Bandera de los insurgentes, como Vicenso Filisola de Potenza, que participó en la guerra de independencia y fue el primer oficial patriota en entrar a la capital el 24 de septiembre de 1821. Otros combatientes que llegaron a las jerarquías más altas del ejército mexicano fueron el conde Giuseppe Stavoli di Parma sobreviviente de las campañas napoleónicas. Así  como el general Manuel María Lombardini, quien además fuera presidente provisional de México del 8 de febrero al 20 de abril de 1853.  Fue hijo de inmigrantes italianos. Lombardini nació en 1802 en la ciudad de México, cuando aún era la capital del virreinato de la Nueva España. En 1821 se unió a las tropas independentistas de Agustín de Iturbide, bajo el mando del general Vicente Filisola.

 

Aunque la mayoría de los italianos que vinieron a México eran agricultores o trabajadores agrícolas de los distritos del norte mexicano. Con los años algunos se hicieron dueños de algunas haciendas, después comerciantes , empresarios, artistas, La mayoría de estos inmigrantes procedieron del norte de Italia, especialmente desde el nordeste de las regiones de Véneto, Lombardía, Trentino-Alto, Lacio, Toscana, y Sicilia, Otros llegaron en las primeras décadas del siglo XX, incluidos muchos del sur de Italia.

 

Los italianos que llegaron a las colonias agrícolas en México reproducirían el modo de vida que tenían en su país natal, pero en un ambiente menos hostil. Además, podrían adquirir propiedades siguiendo las condiciones establecidas por el gobierno, lo que los ayudaría a mejorar su situación económica.

 

De hecho en la investigación Colonizzazione al Messico su  autora, presenta las colonias agrícolas de italianos en México 1881-1910 en un texto que analiza las políticas de colonización oficial en México, durante el porfiriato a través de la instalación de seis colonias agrícolas de italianos entre 1881 y 1882. Refiere a la dinámica interna, el encuentro intercultural y el devenir de cada uno de estos núcleos agrícolas y con ello pretende explicar si estas comunidades cumplieron con el objetivo general planteado por la Secretaría de Fomento y las autoridades federales

Como anécdota. Cuando el Río Pave inundó la región del Véneto en Italia en 1880, los habitantes de la pequeña comunidad agrícola de Segusino, lo perdieron todo. Al poco tiempo, se enteraron de que el gobierno de Porfirio Díaz, buscaba personas de la región mediterránea que quisieran emigrar a México, para modernizar el campo. La promesa era que el gobierno mexicano proveería terrenos, animales y herramientas para la agricultura, los cuales los inmigrantes debían comprometerse a pagar en 10 años. Así fue como llegaron los italianos a Puebla y fundaron Chipilo en 1882. Casi 3,000 colonos italianos se asentaron en esta localidad, donde todavía hoy se habla el dialecto veneciano de esos primeros colonos. La ciudad ahora cuenta con 4.000 habitantes y está siendo hermanada con una Región del Véneto. Los italianos en Chipilo, Puebla. Son famosos en Italia por una batalla que hicieron en favor del presidente Venustiano Carranza, en 1917. Un centenar de ellos lograron rechazar el ataque del revolucionario Emiliano Zapata, que con 4.000 soldados trató de arrasar el pueblo de Chipilo. El entonces Presidente  Carranza, nombró general a Giacomo Berra, el jefe de los italianos de Chipilo, por esta victoria que fue celebrada también por la prensa del Reino de Italia.

 

Italianos en Monterrey, Ciapapria Badi Giovanni Battista (Chapa Juan Bautista) 1630-1695) es el primer italiano de que se tiene información de que residió en el Nuevo Reyno de León. Originario de Albisola, provincia de Savona. Hijo de Bartolomé y Battistina. Casado con Beatriz de Treviño con quien procreó seis hijos: Llegó al Nuevo Reyno de León en diciembre de 1650 acompañando al Cronista Alonso de León. Primeramente se estableció en Villa de Cadereyta. Fue Notario Comunal, Secretario de los Gobernadores Martín de Zavala, León de Alza y Nicolás de Azcárraga. Participó durante 26 años en la pacificación de los indios. Acompaño al General Alonso de León, hijo del cronista del mismo nombre en distintas expediciones a Texas en los años 1686-1690. Fue su secretario cuando este fue Gobernador de Coahuila. Redactó el Acta de Fundación de Monclova en 1689. Por la amistad que llevaba con el Cronista Alonso de León (padre) siguió con las crónicas, relaciones y discursos sobre el Nuevo Reyno de León, pero por modestia nunca las firmaba. Por esta razón se le conoció como el Cronista Anónimo. En 1952 gracias a la acuciosa investigación del profesor e historiador Israel Cavazos, quién descubrió y difundió su identidad. Vivió 45 años en Monterrey, y fue procurador de la misma en 1668. Siendo sepultado en la Catedral de esa ciudad.

A partir de la segunda mitad del siglo XIX,  llegaron muchos inmigrantes italianos. Muchos de ellos se dedicaron a la actividad productiva, del transporte, joyería, minería y empresarial. Grandes artistas como Dante Decanini, Augusto Massa y Matteo Mattei. Don Vicente Ferrara, que fue uno de los fundadores de la Fundidora de Monterrey en 1900 y trajo a las congregaciones de los salecianos y del Sagrado Corazón. Hacia 1636 llegó José de Cantú y ese apellido abunda mucho en la provincia de Como. Otro de los pobladores que llegaron es Juan de Espíndola, quien declara en 1643 que es hijo de Alejandro de Spíndola de origen genovés.  Se dedicó al comercio y fue de los que introdujeron el culto a la Virgen de San Juan de los Lagos. También, Costanza Jannacona Pasquale (1790-1859) originario de Castellammare Di Stabia, provincia de Nápoles. Hijo de Antonio y de María Gaetana. Médico Cirujano egresado de la Universidad de Nápoles de la más antigua y prestigiada escuela de medicina de su época. En 1828 fue designado por el Gobernador Joaquín García, para establecer la primera cátedra de medicina, cirugía y botánica en Monterrey. Berardi Verdelli Reinaldo (1826-1898) originario de Brescia Italia. Llegó a Monterrey en 1848 y se casó con la maestra Lorenza Orizaba, con quien procreó tres hijos. Participó en la fundación de la Compañía Minera que fue antecedente de Peñoles. Cofundador del Banco de Nuevo León. Vivió en la calle de Morelos y Paras. Fue Cónsul Honorario de Italia.

Decía el Historiador y promotor cultural Salvatore Sabella, Los italianos que vinieron al nuevo mundo no lo hicieron como conquistadores, sino en búsqueda de una vida mejor basada en su trabajo estando siempre dispuestos a integrase con otras gentes para formar nuevos núcleos familiares. Hay mucha presencia italiana en Nuevo León, y sabemos de ellos por los apellidos que suscriben. En México, Se estiman 850 000, mexicanos que tienen antecesores italianos de las migraciones suscitadas a mediados del siglo XIX y los primeros años del siglo XX.

 

*Referencias, 

-La Colonización Italiana en México

Éxitos y Fracasos de un Proyecto Porfiriano

Rebeca Inclán Rubio

 

Antonio Guerrero Aguilar
Cronista de la Ciudad de Santa Catarina

 

-Blog CE Chipilo, la pequeña Italia de Puebla.

– San Pedro. Gob. Presenza Italiana

-Revolución de Ayutla  Causas, Consecuencias y Personajes

Lifeder com. Catherine Martínez

-Colonizzacione al Messico Las colonias agrícolas de italianos en México, 1881-1910
Marcela  Martínez Rodríguez.

-La importancia de la presencia italiana en el mundo.                                                                       Dr. Salvatore Sabella Bracale.

Manuel María Lombardini del autor Luis Arturo Salmerón, Relatos e Historias en México numero 93

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *