Eutanasia: palabra difícil de pronunciar

Compartir:

Por lo pronto

Por Rodin

Etimológicamente, la palabra “eutanasia” se deriva del griego eu, que significa “bueno”, y thanatos que significa “muerte”.
Esto quiere decir principalmente buena muerte, muerte apacible, sin sufrimiento.
La eutanasia puede clasificarse en voluntaria e involuntaria.
Antier, a los 40 años de edad, la deportista paralímpica de origen belga Marieke Vervoort, falleció al permitir someterse  a la eutanasia después de abandonar el tratamiento que recibía en el hospital.
El País reportó que Marieke empezó con el baloncesto en silla de ruedas, probó el triatlón y finalmente eligió la explosividad de las distancias cortas en silla de ruedas, la disciplina que le reportó mayor éxito y le permitió conocer la gloria olímpica.
Ganadora de juegos mundiales y olimpiadas, con cuatro grandes medallas: oro y plata en los 100 y 200 metros de los Juegos de Londres 2012, y bronce y plata en el 100 y el 400 de Río 2016. Tenía Inmovilizada la mitad inferior del cuerpo, la parálisis progresiva la dejó en una silla de ruedas desde los 20 años. Entrenaba fuerte, sin recurrir a excusas. Ni una incómoda tormenta ni un dolor más intenso de lo normal la convencían de no rodar a toda velocidad por el tartán de la pista.
Ella no quería morir, pero hacía tiempo que se preparaba para ello.
“He vivido cosas que la mayoría de la gente solo puede soñar”, decía resuelta frente a la compasión cuando alguien lamentaba el infortunio de la tetraplejía progresiva.
La eutanasia, solamente es legal en 5 países, los que la permiten han sido Canadá, Colombia, autorizada a mediados del 2015. En el campo del derecho a la muerte digna, la referencia sigue estando en Europa: Holanda fue el primer país del mundo que legalizó la eutanasia, en el 2002, pocos meses antes de que lo hiciera Bélgica, Luxemburgo la incorporó a su legislación en el 2009.
La muerte de Marieke nos hace reflexionar que la eutanasia o muerte por piedad no se permite en México. El artículo 312 del Código Penal, impide el suicidio asistido de un enfermo terminal. En el código penal lo podemos encontrar como delito, enunciado a partir del tipo penal de “Participación en el suicidio”.
Esto es, comete el delito mencionado aquella persona que determine a otra a quitarse la vida, lo convenza, le otorgue los instrumentos necesarios, lo auxilie, o bien, llegue al grado de causar él mismo la muerte (a petición del fallecido).
El tema es complejo y da origen a diferentes posturas, desde la más naturalista: Dios es el dueño de la vida y él dispone cuando se entra a ella y cuando se sale; hasta la más tecnocrática: El individuo gravemente enfermo, para quien la vida es un peso, puede decidir cuándo y cómo morir.
Por lo pronto estimado amiga y amigo lector, la ley de  eutanasia en México no procede. Pero existe, “la ley de voluntad anticipada (LVA), que a principios de 2008 fuera aprobada en el Distrito Federal y a principios de 2009 fuere publicada la reforma a la Ley General de Salud, de alcance nacional, que prevé la aplicación de cuidados paliativos para enfermos terminales.
Aunque no en todos los estados actualmente es ley. De ello Solo,  la Ciudad de México, y 10 estados cuentan con legislaciones que regulan la voluntad anticipada: Aguascalientes, Coahuila, Chihuahua, Colima, Estado de México, Guanajuato, Hidalgo, Guerrero, Michoacán y Nayarit.
La ley de voluntad anticipada debe de ser difundida con claridad, ya que pudiere haber confusión con el tema de la eutanasia, que es acortar la vida de una persona y que es ilegal.
Paliativos se refiere aliviar, alejar el dolor, tranquilizar al enfermo, evitar la agonía, llegar a la muerte de la mejor manera posible para el que muere y para aquellos a quien muere.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *