¿Pagará Manuel pecados de El Bronco?

Compartir:

Por Francisco Cuéllar Cardona

La Talacha

Este domingo inició el segundo año de sesiones en el Congreso de Nuevo León y aunque todas las bancadas fijaron sus posturas y dieron a conocer sus agendas de trabajo para este periodo, un tema que dominó el día: el castigo que deberá aplicar el Congreso al gobernador Jaime Rodriguez Calderón por haber desviado recursos públicos para la recolección de firmas en la pasada campaña presidencial.

Al evento no acudió El Bronco porque fue al primer Informe del Presidente López Obrador en la cuidad de México, pero sí acudió en su lugar Manuel González, Secretario General de Gobierno y quien también está señalado por el Tribunal Electoral para que se le aplique una sanción.

Llamó la atención que esta vez, Manuel González llegara mansito y solícito al Congreso, no como en ocasiones anteriores que fue, encaró y retó a los diputados cuando éstos lo increparon. Incluso, la diputada del Partido Verde, Ivonne Bustos fue precisa al afirmar “que el miedo no anda en burro”. Y es que los tiempos se agotan para que la Comisión Anticorrupción en manos del diputado Bonifacio de la Garza, ahora con la camiseta de Movimiento Ciudadano, dictamine el castigo al Bronco, donde la destitución, no esta descartada.

Este será el tema que va a robar la atención en los próximos días, y no es nada fácil adivinar en qué va terminar el asunto. Los diputados afirman que será un “castigo ejemplar”, pero, ¿hasta dónde puede llegar este castigo?. ¿Un castigo ejemplar es la destitución?. ¿Y si no hay destitución y sólo se aplica una multa económica?. En las dos alternativas hay pérdidas y ganancias.

Algunos, los que impulsan la destitución, como la bancada de Movimiento Ciudadano, se dice, los beneficiaría políticamente, sobre todo a Samuel García que anda aceleradísimo con la sucesión del 2021. El senador ha metido en su dinámica futurista a la bancada naranja y si llegara a darse la destitución del Bronco, este cree que los nuevoleoneses lo premiarían con su apoyo a la guberantura.

Hacia el interior del Congreso, la bancada del PAN, aunque insiste en darle un buen castigo al gobernador, no todos apuestan a tumbarlo; igual están las bancadas de Morena y el PRI. Y

Aunque en la ley y el reglamento del Congreso, la destitución del gobernador depende de los diputados, en este asunto, por su trascendencia, influyen factores externos y foráneos en donde interviene el gobierno federal, las dirigencias nacionales de los partidos y los grupos de poder económicos de Nuevo León. Son muchos los intereses que mueven atrás del caso; por eso, que se vaya el Bronco, aun cuando existe responsabilidad grave por los delitos que cometió,

No puede estar sujeto a caprichos o deseos de un senador que busca sacar raja política para su beneficio: No.

En el dictamen del Congreso, aun con todo y su soberanía van a confluir muchos criterios políticos externos. Así que hay que esperar y no comer ansías por llevar al gobernador a la guillotina del poder legislativo. Son muchas opiniones las que van a tener que escucharse antes de dictaminar.

Y aunque muchos opinen lo contrario, hay otros que apuestan que quien vendrá a pagar los platos rotos en esta película nuevoleonesa será Manuel González, quien al final de cuentas él era gobernador interino y encargado del despacho del poder estatal cuando se registraron todas las anomalías. Quienes están cerca del gobernador aseguran que “Manuel será quien pague por lo que hizo; yo ni estaba aquí”.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *