Beatriz les da la espalda a los comuneros de la Sierra de Picachos

Compartir:

Por José Landeros

Monterrey, N.L..- El año pasado, la diputada local morenista, Beatriz de los Santos contactó a los comuneros de la Sierra de Picachos para ofrecerles de corazón su apoyo incondicional en la lucha que libran contra la empresa MATRIMAR que insiste en ubicar una pedrera en el lugar.

Así lo recuerda Aristeo Benavides, quien lleva años oponiéndose al proyecto por el daño ecológico que implicaría.
Hoy, comenta el comunero de Benavides Grande, fue grande su sorpresa al enterarse que la diputada, quien en septiembre pasado les había bajado la luna y las estrellas para apoyarlos en su lucha por la defensa de la Sierra de Picachos, de pronto cambió su postura a favor de que se permita operar a la pedrera.
Ante el Pleno del Congreso del Estado, la Diputada Beatriz de los Santos solicitó enviar un exhorto a Mayra Abrego Montemayor, presidenta municipal de Dr. González, Nuevo León, para que reconsidere el proyecto de extracción de granito por parte de la empresa Matrimar S.A de C.V. con la finalidad de generar acciones que coadyuve al desarrollo de las actividades económicas y repercutan positivamente al Estado, la comunidad municipal y comunidades aledañas.
En su exposición de motivos, la legisladora argumentó lo siguiente:
“Es importante recalcar que me di a la tarea de investigar los proyectos que ya ha generado la empresa MATRIMAR en el Estado, en donde en el municipio de Cerralvo, Nuevo León, tuve la oportunidad de hablar con los pobladores y apreciar la fauna nativa del lugar, incluso vecinos de los ranchos aledaños comentan que hay mucho venado, jabalí, guajolote, coyote, incluso osos, es decir que la operatividad de esa empresa no ha afectado en forma alguna la fauna del lugar”, mencionó la Legisladora.
“El legislativo y el ejecutivo municipal, no deben de obstaculizar el crecimiento de las actividades de industria o comercio que se puedan establecer en la zona, por el contrario necesitamos generar más crecimiento y desarrollo en el área rural de Nuevo León, realizar las labores, gestiones y facilidades necesaria para llevarle a los habitantes fuentes de empleo que le generen a su vez una mejor economía y mejor calidad de vida, que tengan opciones de trabajo para quedarse sus comunidades, para romper ese estigma tan marcado que nuestros municipios rurales sean considerados “pueblos fantasma””, finalizó.
El estimado de empleos que, en caso de que se abriera la pedrera, sería un estimado de 100, cuyos salarios, en su mayoría, superan por poco el mínimo.
La postura de la diputada morenista fue apoyada por el panista Juan Carlos Ruiz, quien en otras ocasiones ha votado en contra de trabajo legislativo a favor de la ecología.
El diputado panista justificó su apoyo a la propuesta considerando que su operación representaría una fuente cercana para la compra de materiales de construcción.
La postura de Juan Carlos Ruiz llama la atención considerando que en el Senado, Víctor Fuentes, del PAN, promueve una iniciativa que pretende expropiar espacios explotados por pedreras y se ha manifestado a favor de las demandas de los comuneros de la Sierra de Picachos.
En cuanto a la propuesta presentada hoy en el Congreso del Estado y considerando los argumentos de defensa por parte de los comuneros afectados, en su exposición de motivos, De los Santos no consideró lo siguiente:
• No consideró que el terreno donde pretenden ubicar la pedrera está muy cerca del Río Mojarras y la pedrera de Cerralvo ya consume 280 mil litros diarios que serían consumidos por la que proyectan abrir.
• No consideró que la Sierra de Picachos brinda servicios ambientales gratuitamente como la captación de carbono de 2, 758,880 toneladas, aproximadamente
• No consideró que estarían en peligro 85 especies de aves, osos, pumas, tortugas de tierra y del lobo mexicano, especie en peligro de extinción.
• No consideró que se afectaría la captación de agua que beneficia a los municipios de Marín, Higueras, Cerralvo, Doctor González, Agualeguas, Salinas Victoria y Sabinas Hidalgo.
• No consideró que, según dichos de los comuneros, la empresa daño el cauce del Río Pescado.
• No consideró que, según dichos de los comuneros, la otra pedrera dañó el Río Sardinas, dejando a los pueblos río abajo sin el flujo de agua.
• No consideró que el estimado que se pagaría al total de los comuneros por usar las tierras de uso común sería de 10 mil pesos al mes para repartirse entre mil 361, lo que daría un estimado de 7 pesos al mes para cada uno, mientras que MATRIMAR tendría ingresos considerables.
• No consideró el daño que se causa a las carreteras con el tránsito de tráileres con doble remolque que transportan, cada uno, entre 20 y 30 toneladas.

Compartir:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *